Primer congreso de industrialización impulsado por el grupo CIARE.

El pasado 17 de enero-2024 tuvo lugar el primer congreso de industrialización impulsado por el inmatbyciare en el auditorio Cuatrecases, en Madrid, al que SFsystem asistió. Un evento que estuvo representado por los principales actores del sector de la construcción que apuestan sin fisuras por la industrialización.

En un formato de mesa redonda se abordaron temas muy interesantes y se aportó valor con casos de éxito.

La industrialización de la construcción, en su totalidad, es el gran objetivo, pero NO es un camino fácil ni rápido, y solo se hará realidad si todos los actores (administraciones públicas, sector financiero, despachos de Arquitectura & Ingeniería, profesionales, empresas constructoras, promotoras, industriales, etc.) son integrados, tienen voz y son partícipes. Por esta razón, creo que estas jornadas son la lanzadera perfecta para avanzar en lo que ya se puede denominar “la revolución de la industrialización en la construcción”.

Es difícil hacer un resumen metódico porqué se habló mucho y de mucho, pero hay conceptos que tuvieron mayor notoriedad, a saber:

Las nuevas exigencias que obligan al sector actual al cambio y como la industrialización, en diferentes fases de adaptación, puede llegar a ser la solución.
La digitalización como método y herramienta para conseguir, cada vez más, un mayor grado de industrialización.
La necesidad de utilizar un método de trabajo colaborativo con todos los intervinientes y en todas las fases de cualquier proyecto.
Los diferentes sistemas industrializados como elementos de un mismo conjunto; la nueva manera de construir.
Cómo lograr un equilibrio entre construcción industrializada y sostenibilidad económica.

Esta nueva manera de entender la construcción nos lleva a una metodología que requiere de una planificación previa más exhaustiva, más colaborativa, con más estudio, detalle y en la que hay que invertir más tiempo para conseguir los resultados deseados, como ilustraba uno de los ponentes con una frase de Abraham Lincoln:  “Si dispusiera de 8 horas para cortar un árbol, emplearía 6 en afilar el hacha”. Este sistema de trabajo previo que requiere la construcción industrializada se traduce, a la postre, en una mayor seguridad, control de calidad, reducción de residuos/huella de carbono, ausencia de errores en obra, mayor rapidez, eficiencia y productividad, entre muchas otras de las ventajas que se comentaron.

La jornada del miércoles concluyó con la presentación de algunos casos de éxito liderados por empresas punteras del sector en su clara apuesta por la industrialización.

¿Qué piensas de esta notícia?
Noticias relacionadas